viernes, 6 de noviembre de 2009

...Y ¿ POR QUE ME CUESTIONO TANTAS INCERTIDUMBRES?

Llevo unos días que no paso a visitar vuestros blogs, como acostumbro porque el tiempo, me pone límites a todo, y eso, que trato de que no me domine como él quiere y pretende. Me impongo a él, como esa quinceañera que se resiste a que le coarten su libertad y sus decisiones. Ella, no se da cuenta de qué quien le exige cordura está ayudándola a encontrarse a si misma, entre sus vacilacioes y sus incertidumbres.En cambio yo, que ya estoy en la etapa de mi madurez no debería de sentir dudas en algunas de las situaciones que me brinda la vida y, sin embargo lo hago. Y, ¿ por qué las cuestiono?. Veréis; lo hago, desde la desconfianza y desde la ignorancia que supone enfrentarse a lo desconocido y no encontrar de inmediato la solución adecuada para dar el paso certero y seguir adelante....
Somos mi experiencia y yo, las que debemos decidir y caminar juntas sin titubeos. Nunca he comprendido, aunque lo entiendo, porque los adultos debemos desprendernos con heroismo de nuestra infancia para entrar en el mundo de la madurez como si esta fuera el santa santorum del equilibrio... Y, ¿ Por qué no lo comprendo?; no lo comprendo, porque muchas veces siento la necesidad de preguntarle a ese adulto racional con reservas porque tiene ese interés tan mediocre , de portarse injustamente con sus semejantes amparándose en cualquier disculpa y le abandona ante la indiferencia de los demás. ¿ Por qué es más importante la apariencia, al valor de ser uno mismo?... Y, sigo preguntándome; ¿ por qué intentamos abrir cicatrices cuando estas ya estaban cerradas...? ¡Hay tantos porques que ahora me cuestiono! Y, entre tantos, me pregunto de nuevo ¿ por qué no conjugamos en primera, segunda y tercera persona e incluso en los plurales, los verbos comprender, amar, perdonar y apoyar....?.
Probablemente, el otoño me ayude a cuestionar mis propias dudas, echando de menos aquella mano amiga que tantas veces me ayudó a disipar lo que para mí era imposible... Sé, que estas cuestiones planteadas por mí, no tienen soluciones inmediatas... Por éso seguiré afianzándome en los valores que me han inculcado aunque, muchas veces sienta la necesidad de ser adolescente para volver a sentir la capacidad de asombrarme en busca de la esperanza.

19 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Angela, bienvenida de nuevo y no te preocupes,cada cual tiene su mundo y su tiempo y es dueño de ello. Todos debemos entenderlo así y aceptarlo,sin exigencias,consciented de que el mundo de la blogosfera no es una obligación,sino una expansión,recreación comunicativa con libertad y respeto.

Es bueno cuestionarse,amiga,ello significa que la conciencia está ahí,tratando de cuidar nuestro interior para que no se quede obsoleto y dormido en la rutina y el conformismo..

Hemos de cuidar "los egos" que nos cierran las puertas a los demás y dejar la ventana abierta para que entre ese aire fresco de la infancia,que debemos conservar para que nos ayude a empezar cada día..

Es necesario cuestionarse la vida para avanzar con la mente y el corazón. Es necesario dar confianza y escuchar y ayudar en lo que podamos. Nuestra conciencia nos lo agradecerá con una sensación inmensa de paz y plenitud.

Recibe mi felicitación y mi abrazo siempre,amiga.
M.Jesús

AleMamá dijo...

¡Ay, sí! uno sigue preguntándose cosas que ya había dado por cerradas.
Besos

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Angela...

Gracias por tu visita, aprecio tus palabras y el teimpo que dedicas a comentarme a pesar de las limitaciones impuestas por el tiempo y las obligaciones.

En cuestiones de viejas heridas, es mejor alejar la incertidumbre y procurar no remover las cenizas: Lo cerrado, cerrado está.

Abrazos.

P.D. Hoy, precisamente visite a mamá, la encontré feliz sumida en su mundo de ensueños; estaba muy alegre y conversadora. Gracias por tu acordarte de ella.

tia elsa dijo...

Querida Angela: aunque nos den el pasaporte de adultos y por ende portemos la madurez, siempre seremos vulnerables a los desconocido, a los que nos hieren, a la falta de valores o principios. Quizás conversar con una buena amiga te ayude a eoncontrar ese camino, o simplemente de tanto reflexionar las cosas se clarifiquen. Desde aqui te envio todo mi cariño, quizás saber que del otra lado del océano hay que alguien que piensa en ti con afecto y con deseo de estar cerca te de tibieza, tía Elsa.

Fran dijo...

Angela, como me gustaría charlar sobre esto para que llegáramos a alguna conclusión ya que yo también me cuestiono tantas veces.
Yo tampoco quiero desprenderme de todo lo que significa la infancia (como Peter Pan), no me gusta que sea más importante la apariencia que el valor de la persona, y sobre todo me parece importante tu pregunta: ¿ por qué no conjugamos en primera, segunda y tercera persona e incluso en los plurales, los verbos comprender, amar, perdonar y apoyar....?. Ay, si hiciéramos esto el mundo sería diferente. Seguramente tendremos muchas veces que conformarnos con conjugar el verbo perdonar, a los demás y a nosotros mismos.

pro_magicalonso dijo...

Yo al igual que tú seguiré afianzándome en los valores que me han inculcado aunque las preguntas nunca se acaban.
Qué tal tú mascota? Un abrazo

josealfonsomartínez dijo...

Creo en verdad que no te sucede nada fuera de lo normal. Simples y lícitas dudas -meditación- en pos de la vereda del acierto.
Bienvenida.

Un beso.

manu dijo...

Lo que me gusta de tus relatos…es la sinceridad de los mismos, con lo cual (en consecuencia) no has perdido esa frescura de la infancia, y eso me resulta extraordinario.
La gente cuando crece, decrece en su alma, no entiendo por qué, pero bueno…claro…lo dicho es una generalidad, no todo el mundo, pero la gente cambia de manera extraña y es invariablemente raro que eso suceda, es decir, olvidando lo que eran.

Saludos Angela y que tengas un buen fin de semana

Abuela Ciber dijo...

Deseando que encuentres la serenidad para disfrutar del día a día, viendo como el tiempo se vuelve elástico a nuestro antojo.

Edades para ser disfrutadas sin cargas que obtaculicen el anhelado andar.

Cariños

YO, la peor de todas dijo...

Hermoso relato, y creo que todos los que tenemos un tanto de cerebro nos cuestionamos cosas, a veces hace mal pensar tanto, pero es una conducta muy humana.
Un cariño

Fernando Manero dijo...

Tratar de ser fiel a ti misma, abrirte a un mundo de expectativas que no cuestionen tus raices, sentir que el paso del tiempo no significa la desmemoria, cuestionar lo que no resulta evidente, plantearte cuestiones que sabes resolver amparándote en lo que vales y en el consejo de quienes te ayudan a avanzar por un camino de incertidumbres... todo ello dignifica tu mirada, pone en valor tu inteligencia y refuerza una sensibilidad a toda prueba. Un abrazo

Isol dijo...

Mira leí en el blog de Josep estruel algo que se refería a la vejez no viene enteramente al caso tan solo la parte que dice:

Soy una niña de diez años, con papá y mamá, hermanos y hermanas que se quieren los unos a los otros. Pronto una novia de 20 años, cuando mi corazón dio un salto recordando las promesas que juré cumplir. Con 25 tuve mis propios niños que precisaron de mí para construir un hogar seguro y feliz. A los cincuenta, de nuevo, nuevos niños corretearon sobre mis rodillas.

El post entero es este:
http://vivenciesjosep.blogspot.com/2009/11/las-cuidadoras_06.html

pues en ese escrito me doy cuenta que no somos adultos como pensamos que tan solo somos el mismo ser que lleva un tiempo en este mundo y por esto acumulamos experiencias,de ahi en mas como a los humanos nos gusta poner nombre a todo nos dividimos en etapas este tiempo para estructurarnos más,pero yo a mis 36 años no soy diferente en casi nada a esa niña que fuí me paro frente al munso igual y eso me encanta nunca dejaré que me pongan limites,alguna vez si lo permití pero hoy soy niña cuando quiero,adolescente cuando lo deseo y adulta cuando así lo siento,y cuando sea viejecita seguiré igual que hoy en mi interior siempre seré yo misma.
Tu escrito está lleno de todas las preguntas que alguna vez me hice hasta alcanzar esta conclusión que te doy desde que pienso y siento así soy realmente dichosa,te mando un abrazo enorme!!!!!!!!! con mucho cariño!!!!!!!!!!

Cecy dijo...

Angela.
A mi me gusta tu reflexion, tus miedos, tu manera de expresar, las dudas y esa sensación de que hay cosas perdidas y que uno se pregunta a donde han ido a parar.
Son sintomas reales de que estamos vivos, que todavía queremos y en algun lugar se alberga la esperanza de que las cosas pueden ser distintas, quenque creamos que se pierde sin ninguna posibilidad de rescate.


Un gran abrazo, y gracias por tus palabras tan afectuosas.
Vez, que algo tenemos?

Besos
:)

apm dijo...

Angela, ¿como que porque te cuestionas tantas incertidumbres?, como diría un francés cualquiera c´est la vie, cherie... es la vida mismamente, en verdad la vida es eso, crecer, avanzar, y, no se puede crecer ni avanzar sin cuestionar !imposible!, hay un estilo artístico, -ahora no me acuerdo cual-, que tiene como lema que hay que cuestionarlo todo, porque solo cuestionandolo todo es posible crear algo.
Y, como dirian los hermanos Marx yo no me fiaría de alguien que no se cuestiona nada.

Mil gracias por tus comentarios a mi carta de Felipe IV, fué una gozada conocer el Archivo, me impresionó muchísimo y quedé fascinada... ahora soy una ferviente defensora de los Archivos, instituciones maravillosas que sin duda hay que potenciar y darlas más a conocer.

Un besote enorme, ya sabes, supergordísimo

Estrella Altair dijo...

Hola Angela...

.. Es curioso lo que te planteas, lo entiendo por que lo siento a menudo, de todas formas... me doy cuenta..

.. de que esa mirada desde la infancia, ese ver con ojos nuevos y generosos, no tiene por que ser sólo patente de corso de los niños o adolescentes, es mas diría que ellos a veces, son crueles.. y no se enteran..

.. Creo que para ser generoso, sincero, confiado, amable, gentil, dulce, solidario, ético... es necesaria la experiencia de la vida y cuanta mas se tiene mas se aprende que la felicidad.. estan en ser uno con los otros, codo con codo en la tarea de ser buenas personas... y hacer el bien.... de verdad..

Y yo al menos cuando recuerdo esto.. me tranquilizo y me doy cuenta de que tengo mucha tarea y no andarme por las ramas de la incertidumbre que es molesta y desazonante y además impide avanzar pues se apoya en la desconfianza.

Un abrazo

RECOMENZAR dijo...

Gratificantemente hermoso tu blog volveré me gusta el sabor de tus letras

Marina Fligueira dijo...

Felicidades reina guapa por tu blog. Escribes como los ángeles. Un besito. Marina.

María dijo...

En fin...ahí está...siempre nos encontramos con ella en un momento u otro. Espero que ambas...como tú dices, caminéis juntas. Arduo trabajo, pero no imposible. Y seguir preguntandose cosas, es sentirse viva.
Como siempre, me encanta tu entrada
Un beso grandísimo

Tawaki dijo...

Puede que la vida nos vaya dotando de experiencia, pero ésta nunca es suficiente para comprenderlo todo, independientemente de la edad que tengamos.

En cuanto a lo de olvidar el niño que llevamos dentro, eso depende de nosotros, de lo que deseemos hacer con nuestra conciencia.

Triste será el día en el que no dudemos. Será señal de que nos hemos quedado sin opciones.

Un abrazo.