viernes, 12 de marzo de 2010

QUERIDO MIGUEL DELIBES


Querido Miguel: Esta mañana al levantarme leí la triste noticia, y te puedo asegurar que con tu callada y sosegada partida se ha ido un amigo invisible pero, muy querido y admirado desde que cursé 4º de bachillerato. Durante aquel año, te descubrí por primera vez con “La sombra del ciprés es alargada” y, me dí cuenta de que, a pesar de mi corta edad, me atrapaba tu manera de evocar lo que veías desde tu querido paisaje castellano porque lo hacías con una prosa cuidada y detallada y una descripción tan creíble cómo auténtica.

Con “El camino” paseé de la mano de un niño rural como yo, dándome cuenta de que además de un paisaje de montañas como es el del norte, había la planicie castellana y gracias a ti imaginaba esa llanura seca y enjuta de tu querida tierra castellana.

Con el “Diario de un cazador” llegaste a convencerme de que la caza era necesaria y después de reflexionar tus acertados argumentos te confieso querido Miguel, que nunca terminaré de comprender el disparo certero a un animal en libertad…

Me he solidarizado contigo en “ Un mundo que agoniza “ a pesar de que te han tildado de pesimista e incluso casi dramático y yo, no lo creo así… y, ¿ sabes por qué? Porque me parece que nunca te han entendido. Tú sabías muy bien que el progreso es necesario y sin embargo detestabas el progreso falso y mal entendido. Y, en este libro querido Miguel, has sabido hacer un ensayo literario con un acertado análisis de las causas, muy bien argumentado y rotundo en tus afirmaciones gracias a tu sincero convencimiento.

He viajado contigo leyendo “Europa: parada y fonda” y gracias a él he aprendido que para saber viajar hay que saber agudizar la capacidad de asombro para ensanchar nuestro horizonte.

Con la muerte de tu queridísima esposa te embriagaste de dolor y desolación y,- no fue para menos-llegaste a aceptar su ausencia desde la reflexión, refugiándote en tus recuerdos y en la soledad de su pérdida.

Por entonces creímos los que te admiramos que tu pluma se había secado para siempre pero no fue así, sacaste fuerzas de tu corazón y nos quedó el testimonio de otro libro lleno de ternura “Señora de rojo sobre fondo gris” y “El último coto”.

Por todo ello querido amigo; hoy contigo se ha marchado parte de mi tiempo sabedora de que, con él he aprendido a reflexionar contigo, a meditar sobre las cosas sencillas y que tantas veces nos pasan desapercibidas…. A valorar la naturaleza y a admirarla en todas sus dimensiones. A buscar lo auténtico en lo más cercano sin olvidar cruzar el horizonte viajando y sobre todo querido Miguel, guardar en mi memoria tu ejemplo de haber sido sencillo a lo largo de tu vida y grande hasta para morir.

Descansa en paz querido Miguel- Mi maestro.

22 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Uno de los grandes narradores de nuestra literatura ha fallecido.Descanse en paz, maestro.
Gracias por el pst!

Mariluz Arregui dijo...

Se ha ido un gran ser humano, un magnífico narrador y como tú dices, parte de nuestro tiempo, también del mío.

Descanse en paz

Un abrazo, querida Angela

Fernando Manero dijo...

Emotiva y sensible entrada, que revela conocimiento, cultura y admiración por quien tan bien supo describir un mundo que muchos ignoraban pero cuya fuerza, dureza y belleza muy pocos eran capaces de percibir. Le bastó simplemente recorrer la tierra, hablar con sus gentes, mirarse en sus ojos, detenerse a pensar en lo que habia visto y oido. Para luego describirlo de forma admirable. Un abrazo, amiga.

Mari Carmen dijo...

He leído la mayor parte de su obra, aquellos libritos donde hablaba de cerros y ríos, de pueblos y gentes sencillas. Y cada uno de sus libros me encandiló. Creo que ha dejado en todos los que le hemos leído ese afán por buscar lo cotidiano, las cosas pequeñas, dichas admirablemente. No morirá nunca porque vive en sus libros.

Un abrazo, guapa. Y sí, mañana nos toca empezar a sufrir con nuestro Alonso, pero yo espero que sea más alegría y menos sufrimiento. Se lo merece.

Buen fin de semana y que Alonso esté arriba, lo más posible.

Luis Lópec dijo...

Descanse en paz. Un grande de las letras castellanas. Saludos.

tia elsa dijo...

Otro grande que se va, que pena como anda la parca.Besos y muy lindo y sentido homenaje. Tía Elsa.

pro_magicalonso dijo...

Se ha ido unos de nuestros grandes, que descanse en paz allá donde esté. Bonito homenaje con tus palabras. Un abrazo

caminoagaia dijo...

Si las palabras permanecen,
si el ejercicio de su cadencia
sigue aligerando el peso
de la estridencia del mundo.

Si los destellos en lo oscuro
de un faro leal a su bujía
permanecen nobles y fieles
al auxilio en la tormenta.

Qué ha muerto pues,
sino la certeza de la muerte,
cuando el futuro sigue
con su acento y con su voz.

Laura dijo...

Tan sencillo y tan grande. Tú lo has dicho Ängela. Una notiicia triste para los que le hemos leído y admirado.

Un saludo

Mari Carmen dijo...

Querida Ángela, quería enviarte un abrazo y decirte que por fin nuestro Alonso está donde tiene que estar: ¡¡¡ARRIBA!!!! Esperemos (aunque estoy segura de ello) que nos de muchas más alegrías.

Un beso

MAJECARMU dijo...

Angela,nunca llegas tarde,llegas cuando tienes que llegar..Tienes mi margen de confianza,como lo tienen todos..
Desde ese margen llego a tu post con mi fe y mi cariño de siempre,sabiendo que tu post saldrá directamente del corazón..
Y así es..Miguel Delibes se lo merece por su amor a la literatura y a la vida,que supo mezclar equilibradamente,dejando su rastro humano y entrañable..

Mi felicitación por haber leido sus libros y mostrarnos su bello reflejo,que tú eternizas en tus letras.

Y por supuesto mi abrazo de primavera,que ya la tenemos,amiga.
Feliz semana también para ti.
M.Jesús

Tawaki dijo...

Adoro sus novelas. Creo que de tener que elegir un escritor, sería él, y vamos a echar mucho de menos su cordura y su mesura. Yo también ando preparando un recordatorio.

Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Hermoso y sentido el homenaje que has realizado.

Cariños

Blanca R.C. dijo...

Hace unos años por mi trabajo tuve que preparar una página web sobre una explosión titulada Delibes en Nueva York, eso me ayudó a acercarme no al Delibes escritor que ya conocía si no al Miguel Delibes esposo, padre y hombre de su tierra, yo te aseguro que aunque mis ojos de la infancia están llenos de la luz del verde y las montañas, mi adolescencia, mi juventud y mi edad madura está enamorada de esta tierra dura, de esta gente de la Castilla central, gente recia, sería, gente sencilla y paradójicamente orgullosa, se ha ido el escritor de mi tierra castellana, pero me alegra saber que ahora ya está para siempre como quiso junto a su querida esposa, vivió como murió, rodeado de los suyos, sus numerosos hijos y nietos y de una vida sencilla en esta ciudad que ya es la mía.
Todavía recuerdo la ceremonia de graduación de mi hija Sara en la que Miguel Delibes hijo, nos habló de la entrega de esa profesión y también de esta tierra.
No estoy triste por que si su pluma ha callado también nos ha dejado en herencia su legado a todos nosotros y el está donde siempre quiso.

julia dijo...

He leido la mayor parte de sus libros y su talento y humanidad son increibles.Aparte de un gran escritor se marchó un ser humano excepcional.Besos.

julia dijo...

He leido la mayor parte de sus libros y su talento y humanidad son increibles.Aparte de un gran escritor se marchó un ser humano excepcional.Besos.

julia dijo...

Mariluz,me encanta Santander,mis dos hijos nacieron allí.Me encanta todo el Norte y dejé amigos allí y son para siempre.Besos.

manu dijo...

Muchos blogs comentaron la muerte de Celibes, debo admitir (con vergüenza) que nunca leí nada de él, con lo cual, bueno, estoy a tu disposición para que me recomiendes por cual empezar!

Que en paz descanse.



Un beso Angela.

Fran dijo...

Qué bien nos acerca tu entrada a la literatura de este gran escritor. A mi me gusta lo buena persona que era.

MAJECARMU dijo...

Angela,no me olvido de agradecerte tu confianza y tu amistad en este primer aniversario del blog.

Te dejo mi abrazo y feliz semana,amiga.
M.Jesús

Mari Carmen dijo...

Querida amiga, menudo disgustazo que he tenido, todo el día de ayer y casi toda la mañana, con el tema del abandono de Fernando. Ya se me va pasando porque sabes que estas cosas le pueden pasar a cualquiera de ellos. Sólo llevamos 3 carreras y sabemos de sobra que piloto 'hay', lo que queremos también es que haya escudería que no lo deje tirado y partiéndose el pecho para lograr aunque sea un punto.

Ojalá en la próxima, él esté en el podio.

Un abrazo, guapa, y espero que hayas tenido unos días muy agradables de descanso.

apm dijo...

Angela, que maravillosa y emotiva carta a Miguel Delibes... de verdad, llena de emoción, tremendamente llena de sensibilidad y de sumo cariño por el Maestro, ese maestro que te hizo reflexionar y crecer y que ocupó parte de tu tiempo, como tu le dices. Yo también comencé a leerlo en el instituto, ya sabes, era una lectura obligada de primero de BUP, nos tocó leer "Los santos inocentes" y hacer el correspondiente comentario de texto... a mí, me encantó el libro, realmente me impactó, luego, ví en el cine la película y también me encantó... toda una obra maestra del cine español; aquel libro me llevó a Camino !que delicia de libro, por dios!, a La sombra del ciprés es alargada y, más recientemente a Europa: parada y fonda. Sólo he leido estos cuatro libros de Delibes pero desde luego, reconozco que es, -y lo digo aún en presente, pues, aunque se haya ido, un escritor en alguna medida jamás se va ya que quedan sus obras-, es un gran escritor, un Maestro como tu bien dices que nos dejó serenamente, calladamente, tal cual como vivió y entendió la vida.
Me ha encantado volver a leerte, y especialmente esta entrada maravillosa y entrañable... una carta espléndida, Ángela.

Un besote bien gordito y sonoro