jueves, 2 de octubre de 2008

MI AGRADECIMIENTO


Hoy, quiero rendir un pequeño tributo de admiración y agradecimiento a todos aquellos hombres que un día desde la soledad por la partida a otros lugares en busca de mejor suerte, han contribuido, después de unos años de triunfos personales, a la filantropía en sus lugares de origen. Y, por lo que a mí me atañe, quiero expresar mi más profundo agradecimiento a la familia Selgas que teniendo por lema “Facilitar la cultura es hacer patria” he podido instruirme en mis primeros años de niñez en esas maravillosas pero, no menos pedagógicas escuelas que bebieron gracias al buen hacer de D. Fortunato en el conjunto de escuelas del patronato fundadas por emigrantes de la región donde la participación económica era tan importante como la modernización de los métodos pedagógicos de entonces.
En su primera etapa, el depósito de capital perpetuo llegó a ser de 920 000 pesetas lo que garantizaba rentas suficientes para todos los gastos incluidos los de comedor para los niños de familias más necesitadas al igual que calzado y vestido. Los materiales de enseñanza para el uso de los alumnos, la estimulación en premios, la conservación del edificio y las remuneraciones de los maestros. Y por si esto fuera poco, el día de Santiago- antes fiesta nacional- se rifaba entre todos los alumnos un pequeño ternero que procedía de la vaquería de la casa y que contribuía aumentar la economía familiar del afortunado. De esta primera etapa que mi madre vivió y, que siempre me ha dado fe de que era así, yo he tenido la inmensa suerte de disfrutar de una segunda, en sus aulas, en la enseñanza compartida en párvulos, la primera y segunda sección. He podido sacar de aquella estupenda biblioteca infantil libros que me han dado horas de gloria cuando mis cuentos estaban leídos y más que leídos en las tardes largas de invierno. Y, gracias a la filantropía de la familia los alumnos podíamos disfrutar de las películas del gordo y el flaco incluso de vaqueros las tardes de los jueves. En aquel enorme patio hemos aprendido el valor de la amistad, a compartir, a reír, a llorar…
En cada curso fuimos desgranando conocimientos de física y química hasta entonces ignorados por nosotras y, que gracias a los instrumentos cuidadosamente encerrados en armarios de cristal nos ayudaban a comprender que una vela encendida bajo una campana de cristal si se le hacía el vacío se apagaba….Allí nos dimos cuentas de que el oxígeno es un gas que no podíamos tocar, ni oler, ni ver y que gracias a él podíamos respirar.
Cuando tocaba ciencias naturales, teníamos diferentes cuadros de cereales y en ellos podíamos apreciar que no sólo existía el maíz y el trigo que eran los que nosotras conocíamos, existían otros muchos en diferentes regiones de España y del mundo. Cuando tocaba la lectura supimos que además de agricultores, pescadores y tenderos había otras profesiones.
Dentro de aquellas aulas de lunes a sábados nuestro pequeño universo se fue abriendo a otro mucho mayor y poco a poco fuimos creciendo y haciéndonos mayores. Los más echaron raíces en el pueblo y otros, por razones bien distintas emprendimos un camino diferente pero, todos, estoy segura de que todos, atesoramos aquellos primeros recuerdos de socialización en aquellas escuelas tan entrañables como nunca olvidadas y todo, gracias a la filantropía de quienes creían firmemente de que “facilitar la cultura era hacer patria”.

27 comentarios:

amor en libertad dijo...

y más que hacer patria, hacer humanidad

un beso

okaza carlita dijo...

Coincido con "amor en libertad" es una cuestión de gran humanidad.
Acá, en el poblado donde vivo hay mucha gente que tiene familiares viviendo en EEUU y colaboran mucho con proyectos sociales acá en el pueblo. Por ejemplo, financiaron la construcción de la escuela de música.
Es un don el de no olvidar de dónde se viene y querer ayudar.
Hermoso tu agradecimiento.

Fernando Manero dijo...

Como dejan huella los buenos profesores, como permanece indeleble la formaciomn recibida en la infancia de gentes generosas e instruidas que dignificaban la labor del magisterio. Su impronta vive para siempre en sus alumnos agradecidos. Admirable reeflexion la que haces, y que hoy se echa tanto de menos para cuantos se dedican a la enseñanza sin recibir otra recompensa que su parva remuneracion. Un abrazo

Cecilia Alameda Sol dijo...

Como dice Fernando, los buenos profesores dejan huellas, los recordamos siempre. Sus enseñanzas son tan sólidas que nunca la perderemos.

Marcelo dijo...

Patria o humanidad, pero que hacen, hacen.
Un beso

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Como no acordarme de mi primera escuelita, si mi propia Madre fue mi primera maestra, en aquella vereda de nunca olvidar.

¡Oh! Tiempos aquellos...

Un abrazo.

tia elsa dijo...

Que lindos recuerdos Ängela, hay gente que tiene un halo especial, para brindar a otros, para abrir caminos, yo creo son iluminados capaces de lograr lo que otros ni siquiera sueñan, besos tía Elsa.

Mari Carmen dijo...

El nivel de un país se mide por el nivel cultural de sus habitantes, por su capacidad de reflexión, de discernimiento. Si tenemos buenos maestros, sin duda se educarán y se harán buenos ciudadanos. Desgraciadamente, no siempre hay buenos maestros para recordar.

Un abrazo

Monica Alvarez dijo...

Hola Ángela:
indudablemente que esos filántropos eran verdaderos visionarios ya que inyectaron recursos en capital humano, el cual, va en beneficio directo de las naciones.Bien por Uds.que fueron beneficiarios de ello y que a su vez son capaces de reconocer y agradecer ésto.Ahora,como Educadora Infantil por 26 años,he podido recibir,el agradecimiento de muchos alumnos a los cuales formé y que me dieron la posibilidad de hacer de mi profesión,una tarea trascendente
Un abrazo desde Chile

zoraida999 dijo...

Gracias Angela, yo tambien te deseo buen fin de semana. Y si desde luego no hay nada mas beneficioso que la cultura y el acceso a ella por cualquier personas. Creo que lo he contado alguna vezs, apadrine una niña en Peru cuando tenia 8 años, ahora tiene 20 y esta en la universidad. Creo que es la mejor manera para ayudar a levantar paises que por desgracia tienen menos posibilidades, que el que tengan que embarcarse a otros sitios dejando a sus familias y sus vidas por años.....

.:*:.Hada Isol .:*:.¸.¸.•*´¨***¨ dijo...

Facilitar la cultura es hacer patria un pueblo instruido puede elegir,y puede crecer,que bueno Angela que tu recuerdes gente así,este mundo es mejor con muchos cmo ellos,me gustó mucho leer tu postmgracias por compartirlo,te dejo un afectuoso abrazo!

manu dijo...

un granito de arena invalorable. facilitar el conocimiento, abrirnos los ojos y moldearnos como personitas. notable.


besitos!

María dijo...

Bonito post y bello gesto que has tenido con este gran detalle, eres todo amor Angela.

Te deseo una feliz tarde y te mando un beso muy grande.

mreina dijo...

Gracias por el relato, tengo entrañables recuerdos de mis profesores de la primera etapa ¡lastima que no les pueda agradecer lo que me enseñaron¡

Isabel dijo...

Tengo muy buenos recuerdos de algunos de mis profesores, ellos me enseñaban por vocación, y aún hoy, tienen toda mi admiración, por lo que de ellos aprendí, no solo didacticamente, me enseñaron tambien sobre los valores humanos.
Un beso

Tawaki dijo...

Para ayudar a los demás sólo se necesita la voluntad de querer hacerlo. Me viene a la cabeza la imagen de mucha gente que no sabe qué hacer con su dinero y que además no son felices.

Menos mal que no todos son así.

Un abrazo.

Susana de Argentina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Susana de Argentina dijo...

Qué lindo recuerdo Angela, y es verdad, esos agradecimientos hay que contarlos! yo he tenido una maestra, la cual hoy día de tanto en tanto nos hablamos por tel, que fue ...un ser adorable, su recuerdo perdura y perdurará en mi hasta el resto de mis días, hoy cierro los ojos y la veo, caminar por el pasillo del aula, acercándose cuando no entendía algo, y con esa mirada, y esa dulzura al hablar, ver como le daba vuelta a la las cosas para que entendiera de alguna manera...Angela esos son MAESTROS!!
Por otra parte quiero agradecerte, la gentileza del saludo de Cumpleaños para Marisol, hoy dará un exámen en la facultad así que anda a full!! y darte las gracias tambien por el ofrecimiento de las recetas!!! lo temdré en cuenta!
Y por sobre todas las cosas...por tu amistad, por el estar siempre con tu palabra justa, sabes, para mi es muy importante, mi blog comenzó siendo algo bastante diferente, y con el paso del tiempo y debido a los temas familiares, pequeños problemitas que a veces debemos enfrentar, y que los he volcado en éstas páginas, se transformó en algo asi como un diario, y me he encontrado con personas como vos, que a la distancia, me hacen llegar,compañía, afecto, y sinceridad en sus consejos.
Mil gracias amiga!! que tengas una hermosa semana!! y nos vemos!!!

josé javier dijo...

Debieron ser buenos maestros, porque dejaron en tí una importante huella, que ha servido para cimentar tu personalidad. Me uno a tu homenaje.
Un beso. J.J.

Estrella dijo...

Me ha encantado tu post. Desde hace tiempo quiero buscar información acerca de Don Fortunato de los Selgas, su vida, la de su familia y la escuela. No sé mucho la verdad pero desde que un día descubrí su palacio y las escuelas me ha interesado el tema, ultimamente por falta de tiempo lo tenía olvidado.

La primera vez que supe de la existencia de la familia Selgas y de Don Fortunato fue por casualidad, aunque francamente no crea en casualidades.

Fue hace unos veinte años, la primera vez que iba a visitar Cudillero.

Entonces no estaba muy señalizado y nos equivocamos y cogimos por la primera salida a Cudillero, justo donde indica "El Pito", cuando íbamos con el autobús a la altura de la escuela, un buen hombre nos hizo ráfagas y nos explicó que esa no era la entrada a Cudillero para autocares.

Conocía historias sobre indianos pero no sobre los Selgas. En el cuadernillo que siempre llevo conmigo apunté el apellido, pero algo me atraía como un imán y mientras el conductor daba la vuelta decidí bajar con el grupo, aunque no tenía ni idea de lo que hacía, y echar una miradita.

Recuerdo que para salir del paso conté lo poco que conocía del tema de los indianos, al grupo le gustó y volvimos al auntobús.

Muchisimas veces he vuelto a entrar por el mismo sitio sólo para mostrar al grupo, el palacio y la escuela por fuera, después volvía a salir y me marchaba al puerto de Cudillero para la visita.

Hablé en varias ocasiones con el ayuntamiento de Cudillero pues estaba interesada en conocer la escuela y el palacio pero a pesar que llegué a ir particularmente para intentar conocer algo más no lo conseguí.

Desde hace un par de años no he vuelto a ir a Cudillero, he preguntado a compañeras y me han dicho que estaban a punto de abrir el palacio y las escuelas para visitas turísticas. No sé si es cierto por que ya sabes que a veces dejas de hacer lo que deseas por asuntos personales y hasta ahora no he sabido más del tema.

Muchas gracias por compartir tus experiencias y facilitarnos información, un abrazo muy fuerte, Estrella.

Sylvia Reguero dijo...

Lo explicas con la misma ilusión y cariño que te dieron.
Se sentirán felices cuando vean el fruto de su legado.
Pedro Poveda fundador de las Teresiana decia " a Dios por la Cultura"
Te mando más besos

Mari Carmen dijo...

Un abrazo para el fin de semana, Ángela. Espero que lo pases bien. Yo... ilusionada esperando la carrera de Fernando Alonso. ¡Ay, Dios, cómo amo a ese hombre! :)

Abuela Ciber dijo...

BUEN FIN DE SEMANA QUE LO DISFRUTES!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Marcelo dijo...

Hola Angela! Sí, Cafrune falleció en la carretera, en un accidente automovolístico, en una época de mucha violencia. Hay quien dice que no fue un accidente, porque estaba en la mira de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) lo cual a mí me parece perfectamente posible.
Un beso y buen fin de semana!

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola Angela:

De mi parte también un feliz fin de semana.

Nos estaremos leyendo.

Un abrazo.

Mari Carmen dijo...

Ángela, guapetona, vengo a desearte una buena semana, relajada y productiva. Nuestro Fernando Alonso nos ha vuelto a dar una alegría. No te imaginas cuánto disfruté ayer por la mañana viendo la carrera. Y este fin de semana... más :)

Un abrazo

Javier dijo...

Todos tenemos recuerdos buenos , de los malos ni nos acordamos, de esas gentes que nos ayudaron a encontrar aquello que nos ayudó a ser lo que somos hoy.

Un abrazo