domingo, 4 de enero de 2009

QUERIDOS REYES MAGOS


Queridos Reyes Magos:
Es muy probable que ya no os acordéis de mí, porque desde hace tiempo, ya no estoy en vuestra lista. Cuando era niña, escribir la carta era casi un ritual porque el sobre y el pliego de papel los vendían en el estanco y eso suponía hacer un pequeño esfuerzo. Una vez conseguido, decir en ella que había sido buena, era como un poco dificilillo… porque al decir verdad; buena, buena del todo, no lo había sido…Porque, además de inquieta era traviesa y, tenía el don de ser un poco aventurera… y, me gustaba todo lo desconocido… Pero, a pesar de todo, mi carta siempre ha sido cortita porque la experiencia me ponía en guardia ya que, casi siempre, nunca se cumplían mis sueños acariciados tanto tiempo y, mis preguntas siempre eran las mismas ¿ Por qué si erais magos nunca se cumplían mis deseos de tener aquella muñeca que tan explícitamente os describía donde la había visto, para vuestra referencia? ¿ por qué me traíais unos cacharritos diferentes a los que quería? Y en cambio, si había un paquetito con cosas que mis padres decían que era práctico. Acaso,¿ no pensábais que aquello no me divertía?...No podía comprender porque mis viejas zapatillas Victoria de pompón y color azul no podían resistir otro invierno más, no tenía necesidad de otro paraguas porque el mío de cuadritos aún estaba fuerte para resistir la lluvia del invierno y mi bata rosa estaba casi nueva porque casi nunca me la quería poner….Vosotros tan prácticos y yo tan ingenua, no podía comprender porque en vuestros grandes camellos no cabían los juguetes que tenías en lista.
Con el paso del tiempo me dí cuenta que la magia tenía un precio para cada niño pero, lo peor fue cuando intentaron contarme la verdad. Tarde varios días en reaccionar porque a pesar de todo , aquella desilusión aún tenía la magia de lo desconocido y la esperanza de que al año siguiente se pudiera hacer realidad mi sueño. De ahí, que aún hoy, tenga para mí tanta emoción la sorpresa de algo que no espero por pequeño que sea.
Lo que sí espero de verdad, queridos Reyes Magos, es que hagáis un pequeño esfuerzo para que, la ilusión de los niños pobres no se marchite, para que la paz reine donde la discordia impera sin límites, para que la cordura y la razón de quienes gobiernan se haga realidad y no primen más los intereses personales ni los de partido, para que los valores de verdad se pongan de moda y hagamos causa común de lo auténtico, de lo justo y de lo honesto. Por todo ello y, como también es poquito lo que os pido hoy, he vuelto a escribir mi carta.

14 comentarios:

Kenia Patricia dijo...

Di-vi-na tu carta !

Lo que sí espero de verdad, queridos Reyes Magos, es que hagáis un pequeño esfuerzo para que, la ilusión de los niños pobres no se marchite.

Yo espero lo mismo.

Recuerdo cuando a mi tmb me dieron esa desilusión T.T quede en shock.
Pero al siguiente año les escribi una carta despidiendome, y agradeciendo las grandes emociones q me hicieron pasar.


me encanto tu blog.


un beso.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Poníamos al final algún deseo para los demás niños, los que sabíamos que vivían en peores situaciones, en países más pobres, en chabolas... Pero no sabíamos de ellos. AHora que sí, que sabemos que existen, yo también me apunto a la petición de que esos niños tengan regalos, sobre todo, el regalo de la vida y de la salud. Y si es posible un juguetito para ellos.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Angela...

Nuevamente por acá.

Muy bonita tu carta, me has hecho recordar las palabras de nuestra hija menor, siempre reclamando porque le cambian los pedidos y nosotros diciéndole que talvez se habian cruzado las direcciones.

Ojalá los reyes ahora si te cumplan y las esperanzas de tantos niños desamparados nunca se marchiten.

Y que también traigan mucha paz para los que sufren la desdicha de la guerra.

Un abrazo

Cecy dijo...

Hermosa carta Angela.

Y sabes yo los sigo esperando.

besos

pro_magicalonso dijo...

Muy bonita carta, ojalá traigan tus deseos. Saludos

Mari Carmen dijo...

Ángela, linda, los Reyes, aunque no nos trajeran lo que deseábamos, nos dieron momentos tan inolvidables que hasta hoy día los recordamos. Eran tiempos difíciles para todos, mucho más difíciles que ahora. Aún así, son muchos los niños que hoy día sueñan con un juguete y quizá no lo tengan. Es una pena porque se les hace tan felices con cualquier cacharrito...

Un abrazo y felices Reyes :)

Pilar dijo...

Angela entré a tu blog a traves del de Cecy y así voy encontrando bellísimas personas como vos y para mí son un regalo. Me gustó que pudieras nuevamente escribir esa carta bella a los Reyes Magos. Hago mía esa petición de bondades que pides. Te espero por mi rincon .Un beso. Pilar

Monica Alvarez dijo...

Hola Ángela:

vayan también para tí y los tuyos mis mejores deseos en este Año 2009
que ya ha comenzado.Que llegue cargado de amor, salud e inspiración en todo lo que emprendas.
Un abrazo desde Chile

elmundodemayu dijo...

Como me ha gustado tu carta. Me parece estar reviviendo la niñez con esas mismas sensaciones que describes y que mis hermanos y yo tambien las hemos sentido. Y sin embargo, ahora con el tiempo nos podemos sentir orgullosos de que aunque no nos trajeran lo que nosotros pedíamos con tanto entusiasmo, siempre había algo....
Yo tambien pido por esos niños que como nosotros tienen sueños y al final se despiertan con una gran desilusión en su alma.
Un beso...Mayu

Fran dijo...

Tu carta es genial. Es verdad que por desilusionados que alguna vez nos hayamos podido encontrar con esas cosas más prácticas que divertidas, mucho más triste es pensar en los que no tienen siquiera cubiertas las necesidades básicas o no han tenido ningún regalo.
Yo guardo las cartas de mis hijos pero me hace especial ilusión una en que el mayor pedía también para los niños pobres.

Tawaki dijo...

Así que ya te lo contaron...

Que mantengas esa dosis de ingenuidad que nos impulsa a escribir las cartas.

Un abrazo.

María dijo...

Preciosa carta!! Creo que los Reyes Magos la tendrán muy encuenta. Además recuerdas a los más desfavorecidos, a quienes realmente necesitan más a los Reyes Magos.
Un abrazo enorme y que también tus zapatos estén repletos de regalitos: visibles e invisibles.

Sylvia Reguero dijo...

Me parece que aunque venia lo que no esperabamos y no venis todo lo pedido, eramos muy felices .
T carta de hoy es esplendida y no deberia de hcer falta de magos para hacerla realidad.
Un abrazo

Cani dijo...

Me ha emocionado tu relato, me ha retornado a una niñez, lejana,que muchas veces les he contado a mis hijos, y sigo contando a mis nietas, no como simples anecdotas, para intentar comprendan que todavia hay en el mundo muchos niños que no tiene, no solo lo que desean, sino que tampoco lo que necesitan. mi padre siempre hablaba de lo cruel que podia ser un dia de reyes.
Un saludo