lunes, 4 de mayo de 2009

POR EL VALLE DEL SAJA

Una de las calles de Barcena Mayor. Como véis perfectamente conservado el pueblo.
Todos los corredores estaban adornados .

Esta, es una de las casas que más me gusto.


Los caballos siguen pastando ajenos a nosotros....



Esta es una de las calles de Reinosa y la fotografía de abajo es el edificio del ayuntamiento










Sabíamos, que la parte interior de Cantabria no podía fallarnos por razones que avalan la idiosincrasia austera y acogedora que, el pueblo montañés sabe ofrecer.
Y, que la orografía era mucho más suave que la asturiana y, no por ello, quedaron sin aislar algunos de sus valles configurando modelos de vida cerrados en si mismos con peculiaridades que íbamos apreciar en su caserío y, aprovechando aquel sábado libre decidimos conocer el Valle del Saja.
Tomamos la autovía que va desde Torrelavega a Reinosa y, decidimos cruzar de norte a sur la comunidad. Reinosa, hasta entonces, era para nosotros desconocida. Las únicas referencias que teníamos eran de cuando la citábamos como lugar industrial de la vecina Castilla la Vieja en nuestros años de bachillerato. Eran otros tiempos y, con una configuración administrativa muy distinta a la actual.
Recorriendo sus calles, hemos apreciado que la pequeña villa aún atesora vestigios de ser la capital de la comarca de Campoo al juzgar por los equipamientos administrativos y de servicios rotulados en algunas fachadas a la vez que, se mezclaba la modernidad de alguno de sus comercios con la nostalgia de un pasado que si bien fue própero en algun tiempo hoy, espera el devenir de un resurgimiento gracias al sector turístico. No nos imaginábamos que aquel pueblo aletargado en la nostalgia del pasado y el sosiego actual de sus gentes nos ofreciera una arquitectura civil que al juzgar por su morfología nos hablara de la prosperidadde finales del XIX y, en sus calles pudimos ver los vestigios de un Teatro Principal y el austero edificio de lo que hoy es el Ayuntamiento. Sin olvidarnos de las casas blasonadas lo que nos permite sospechar que el lugar estuvo en manos de señores feudales.
La mañana, estaba demasiado fría y, decidimos tomar un café atraídos por los efluvios de mantequilla mezclada con harina y que sólo a los golosos nos agrada…Al marchar nuestros ojos quedaron anclados en aquellos hojaldres recíen hechos y en aquellas deliciosas pastas. Decidimos comprar pero, con la amabilidad que caracteriza al montañés la señora nos invita a saborear lo que ella llama pan-tortillas ¡exquisitas!.Felicitamos a la dueña y le dimos las gracias después de hacer acopio.
Después de comer emprendimos viaje al Alto Campoo para desviarnos hacia el norte por el valle del Saja. Dejábamos atrás la planicie que separa la cordillera Cantábrica de Castilla León y recuerdo con admiración aquellos parajes delimitados por cercados de piedra salpicados de chopos amarillentos que presagiaban la caída de la hoja….Aquel paisaje acotado y dibujado por la mano del hombre campesino, nos demuestra que además de quererlo lo mima como nadie y, lo cuida mejor.
Bajar hacia Bárcena Mayor por una carretera estrecha pero, perfectamente conservada nos encantó. Varias veces nos detuvimos para apreciar el silencio de aquellos parajes roto solamente por el murmullo del río y, contemplamos extasiados los espléndidos bosques de abedules, hayedos y robledales….
Y, llegamos a Bárcena Mayor, un pueblo situado en un entorno privilgiado y que conserva con dignidad los envites de los años en las fachadas de las casas. Afortunadamente Bárcena guarda el embrujo del pueblo montañés con corredores y galerías de madera fornidas por los avatares de un clima frío y húmedo. Las fachadas se sustentan sobre soportales con arcos de sillares y aleros anchos que además de configurar la estructura arquitectónica montañesa la embellecen dándole el sello que caracteriza su arquitectura popular.
Nos despedimos de Cantabria sabedores de que, nuestra vecina no sólo nos atraía por su personalidad y encanto si no también, por el buen hacer de sus paisanos.

26 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Que agradable oirte de nuevo.

Lo que has compartido es ameno y a la vista precioso, quede embelesada con esos balcones floridos!!!!!

Cariños

Fernando Manero dijo...

Es como si olo estuviera recorriendo, pausadamente, sin prisas, fijándome en cada detalle de esos interiores de la que antaño se llamaba provincia de Santander y hoy ostenta el rotundo nombre de Cantabria. Conozco muy bien esas tierras, pero, después de tus descripciones, se hacen más cercanas e interesantes, más atractivas y cautivadoras. Mantengámonos en el centro de las villas pues, salvo en Bárcena y Santillana y otras más pequeñitas, los bordes no han sido tan cuidados. Apetece untar una pantortilla de Reinosa en el café, saborear un sobao en Santillana o una quesada en Cóbreces.... Me encanta tu forma de viajar. Enseñas a vivirlo otra vez. Un abrazo

Abuela Ciber dijo...

Gracias por siempre estar, contar con tu amistad en la distancia fortalece el mantener el blog abierto.

Cariños, con la esperanza de días soleados.

Por acá el otoño vino benigno pero dicen que en los próximos días lloverá, me paree bien porque los campos lo necesitan.

Besos

Cecilia Alameda Sol dijo...

Me encantan los paisajes de Cantabria, de Asturias, de Euzkadi, de Galicia. Toda la cornisa cantábrica es una maravilla de la naturaleza a la que, en algunos casos, los hombres han contribuido alzando bonitas casas como las que muestras. Supongo que también habrá horrores urbanísticos, pero desde esta ventana no se ven.
De Bárcena recuerdo yo una comida suculenta, típica de la zona.

Cecy dijo...

Angela, pasear de tu mano es un placer, me imagino cada lugar, cada silencio y como no, esos abelules que tanto me gustan.
Las fotos, son preciosas, me he quedado extasiada mirandolas.

Gracias por este bello regalo.
Un gran abrazo Amiga.

pro_magicalonso dijo...

Es precioso el pueblo y muy bien conservados, gracias por compartirlo con nosotros. Un abrazo

MAJECARMU dijo...

Angela,me alegro tenerte de nuevo en el mundo de los blogs.
Muy ilustrativa y amena tu exposición,consigues acercarnos a los caminos y calles de tu viale..!
Se adivina la historia y secretos de cada rincón..

Os he dedicado a todos un poema,espero que te guste.

Un abrazo y gracias por tus letras e imágenes..!

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Angela...

Hermosos lugares, nada como la paz y el encanto de los pueblos y caseríos campesinos.

Se ve que aprovechaste muy bien tu sábado libre y por tanto nos regalas tan bonitas fotografías.

Muy parecidos lugares a mis queridos pueblos Boyacenses.

Un abrazo.

mayu dijo...

Me han encantado las fotos. Me ha recordado a cuando vivía en Asturias y me iba los fines de semana hasta Comillas o Santillana del Mar a disfrutar de esos días de verano tan bonitos y pasear por las calles empedradas de estos bonitos pueblos de Cantabria.

Tanakil dijo...

¡Qué fotos más bonitas! Me ha gustado en especial la de los caballos, aunque las primeras del pueblo también son agradables. Dan ganas de ir por allí.
Un saludo,
Tanakil.

Laura dijo...

Qué grata caualidad, Ángela. Yo acabo de publicar un post sobre mi reciente viaje a Asturias y tú sobre tu visita a Cantabria.
Me alegro de que te gustara y disfrutaras con esqueisitez de los amtices paisajísticos y gastronómicos de mi tierruca.
Un saludo

Libertad dijo...

Ángela, linda, feliz de leer tu hermoso escrito y las fotos de ésta tierra que me acoge y que sigo conociendo cada día más, como hoy con tu entrada. Una excursión preciosa, seguro que difrutásteis muchísimo. Son hermanitas Asturias y Cantabria, así lo siento cuando voy de paseo por tu tierra.
Amiga, gracias por estar ahí, es maravilloso sentir la conexión por ésta vía.
Te mando un cariñoso abrazo.

manu dijo...

suelo agradecerte estas textos con fotos que haces. son una pequeña guía turística que sirve para relajar la cabeza e irse a dormir....

...aunque en este caso, me dio mucha hambre!

un saludo Angela!

Fran dijo...

Gracias a tus palabras y tus fotos me he ido un rato de paseo por esos preciosos pueblos.
Parece que hasta huelo esas delicias, se me ha hecho la boca agua.

* HADA ISOL dijo...

Que gusto leerte,lo explicas todo con tanto detalle,y de un modo tan poñetico que es de ensueño pasear por este post,las fotos son bellisimas,la casa que más te gustó,también es la que más me gusta a mi,esos balcones con tantas flores,tanto pasado,y tanta vida,además la cordialidad de los paisanos que lindo! Sentí que estaba contigo allí,gracias por esa deliciosa sensación,un abrazo Angela querida,que bueno es que escribas!lo haces muy bien!

Javier dijo...

Hace tiempo que recorrí esa zona, me has hecho revivir mis recuerdos.

Un abrazo

tia elsa dijo...

Que bonito paseo Angela, y que bien describis el paisaje, la arquitectura, las gentes, eres muy buena escritora. Me ha encanto este lugar, besos tía Elsa.

Libertad dijo...

Ángela, vine de nuevo a dejarte un abrazo. Tus palabras me ayudan mucho. Sé que tengo la fortuna de tener una familia aquí, con amistades sinceras para compartir y hacer juntos un círculo de buenos deseos y buenos sentimientos a compartir de la mano.
Feliz fin de semana amiga.

Abuela Ciber dijo...

Que tengas un buen fin de semana!!!!

Cariños

Susana de Argentina dijo...

Hola Angela!! hermoso paseo, a mi me encanta pasear de tu mano! sabes, es una alegría poder conocer lugares tan bonitos, y que tal vez no pueda conocerlos en el futuro, asi que gracias amiga! yen esa recorrida yo hubiera elegido la misma casa! besitos y muy buen finde! gracias por tus palabras siempre en mi blog!

María dijo...

Me apunto esta zona del Valle del Saja para escaparme!! Me encantan!! Gracias por llevarnos por allí!! Mil besos!!
Me alegra mucho disfrutar de estas conversaciones de blog, contigo. Abrazos!!

ANABEL dijo...

Disculpa que no haya pasado antes. Mi única excusa es la falta de tiempo y el exceso de obligaciones, a la que añado el hechode que no me libro de los virus ni intentándolo... en fin, tenía ganas de pasar por tu blog, y sobre todo de comentar. Agradecerte tu invitación,y decir que la entrada me ha parecido muy buena, alienta a pegarse un superviaje al norte.
Espero seguir visitándose, y con tu permiso me voy a ver otras entradas y tu otro blog.
Saludos

Sylvia Reguero dijo...

Cada vez que tus comentarios me llevan a las tierras del norte...me invade una melancolia ..
que me hace que cada vez añore más esa parte de España, que desde aqui es tan lejana.
Un abrazo muy fuerte

OnlyMary dijo...

Querida Angela....paso muy tarde por tu entrada...estos últimos tiempos están siendo acelerados para mí, y no puedo saborear como me gusta el pasearme por estos rincones.
Pero te tengo reservada siempre, y más en esta ocasión! Sabes de mi pasiòn por la tierruca, :), y me pones la miel en la boca cuando leo tu recorrido..

Has paseado por el Saja, pero me hubiera deleitado igual por cualquier otro lugar gracias a tu relato. Transmites muy bien además, siempre, lo que vives, estés donde estés. Eres lo que escribes, como dice el eslogan que circula por internet...



Qué suerte fue encontrarte...:).
Siempre me dejas una sonrisa, siempre me alegra leerte, siempre compartes,

Gracias, solete!

Un fortísimo abrazo

Maite dijo...

gracias por el comentario.... De Asturias conozco poco pero me gustó mucho (tendré que volver). Pero Cantabria (que es mi "tierruca" paterna donde he pasado muuuuuuchos ratos y sigo pasando) es lo mejor del mundo.

Tawaki dijo...

Estuve por allí hace ya cinco años, y me ha gustado volver a recorrer esas calles contigo.

Un abrazo.