sábado, 1 de mayo de 2010

NO TE QUERÍA COMO AMIGA

Todo este tiempo que no he podido pasar a visitaros se me ha hecho largo y soporífero aunque he podido leer y escuchar música que no es poco. Y, ¿ por qué largo y soporífero os preguntaréis…? Pues bien , porque una amiga invisible, egoísta e ingrata decidió quedarse en mi casa. Mi encuentro con ella, no fue efusivo por mi parte, en cambio ella, me saludó con un fuerte abrazo llegando incluso a dejarme doblada. Intenté preguntarle a qué se debía tanto delirio por mí, si no nos conocíamos de nada y, nunca hubo una respuesta por su parte.

Al principio, intenté por todos los medios resistir a sus deseos plúmbeos pero poco a poco se fue apoderando de mi debilidad al infiltrarme un dolor seco y fuerte que no me dejaba caminar erguida.

Intuía que su presencia no me era grata, porque mi cortesía, no era la que ella sospechaba y, por supuesto, mi simpatía, no rozaba la amabilidad que suelo tener con las visitas…Pero ella, con su arrogancia se instaló unos días en mi casa a gastos pagados aunque el menú nunca fue de su agrado. Desayunaba Airtal Difucrem muy apropiado para los regalos de lumbalgia que ella acostumbraba obsequiar. Comía y cenaba Acabel Rapid, un antiinflamatorio fuerte que le costaba bastante digerir y que lentamente le iba agotando sus ansias de postrarme...

Por momentos, pensaba que éramos enemigas y yo, nunca lo dudé porque amigas lo que se dice amigas, pues cómo que no… ¿ Cómo iba a pensar qué era mi amiga si intentaba apoderarse de mi ánimo con todas sus fuerzas? . ¿ Qué amiga de verdad, me podría abrazar tan fuerte hasta conseguir hacerme sufrir de dolor?...

Aunque mis fuerzas estaban un poco mermadas intenté persuadirla argumentándole de que mi espalda no era ni la más cómoda ni la más apropiada para sobrevivir en ella y que, mis músculos no eran los más adecuados para atraparlos como ella quería ....

Poco a poco conseguía reducirla a la vez que la mimaba, dándole reposo y calor adecuado para que mis músculos que eran sus prisioneros se fueran distendiendo suavemente y no aceptaran sus órdenes perversas y, al final, la más fuerte que era ella decidió abandonarme.

20 comentarios:

María Cristina dijo...

Hola Angela!!!
Qué bueno que hayas vuelto!!!
Y se muy bien lo que te ha ha echo sentir tu "amiga"
Me alegra que te estés recuperando y cuídate mucho, si puedes ve a nadar...
Un abrazo afectuoso.

Mari Carmen dijo...

Querida Ángela, achaqué tu silencio a tus ocupaciones con la costura, esas cosas tan maravillosas que tu sabes hacer y que roban tanto tiempo. No pensé que estabas enferma. Desde luego que pueden ser desconsideradas esa clase de amigas, pero me alegro mucho de que al fin te hayas podido librar de ella :)

Y sí, tienes razón, necesitáis el sol en ese norte bendito, para que los paisajes brillen con más fuerza. Mi entrada en Nómadas, sobre Navarra (la echo de menos, ahora particularmente que está todo tan verde...) fue porque recordé aquel agosto de hace dos años, en los que no me sentía demasiado bien, y aún así disfruté de aquellos parajes del Señorío de Bertiz, de la baja Navarra francesa, de Pamplona y San Sebastián, y por supuesto de Oieregi y su entorno. Ahora, que me siento de maravilla, me gustaría volver para apreciar mucho mejor los ríos, los bosques, las flores, la comida... todo, todo, todo. Creo que volveré :)

Esta mañana he dado mi primera vuelta al campo cercano en mi bicicleta, o mejor dicho, triciclo (mañana, si no llueve, saldré de nuevo y me haré fotos, para que la veas) y me siento tan feliz, tan radiante, que luego hablaré de ello en mi blog Vida y Sendero :)

Un abrazo y cuídate mucho.

MAJECARMU dijo...

Creo que al final "esa amiga ingrata.."te ha enseñado muchas cosas..y tú lo sabes Angela..!!

Mi felicitación por hacer de esta experiencia ciertamente desagradable una entrada creativa y amena.
Feliz fin de semana y mi abrazo grande,amiga.
M.Jesús

Cecy dijo...

Mi alegría de leerte.
Mira con que gracias cuenta de esa amiga ingrata.

Espero que estés mejor.

Un fuerte abrazo pero de cariño sin dolor.

moderato_Dos_josef dijo...

Creí que era una persona, luego descubrí que era una mala amiga. me alegra lee que estás bien.
Saludos!

Susana de Argentina dijo...

Angela, querida amiga, me alegro profundamente que estes mejor! y que hayas "corrido" a tu amiga con inteligencia, imposible, conciendote, que hubiese sido de otra manera!
El relato merece, mi admiración! Muuuuack!
Chicho te envía lengüetazos de cariño!! Ja! Ja!

Sylvia Reguero dijo...

Este relato tan magnifico, casi hace olvidar lo fastidiada que en verdad has estado, Bien tu recuperación que además nos permite volverte a disfrutar.
Cuidate un besin

Liliana dijo...

Espero que tu ingrata visita se haya marchado y te haya dejado seguir con tu vida cotidiana. Es increible como una mala experiencia puede servir para dejar palabras tan bien entrelazadas como las tuyas.
Besos
Liliana

María dijo...

Angela...tu "amiga" se parece un poco al virus que anida de cuando en cuando en mis intestinos. Pero desde luego...nada que ver!!! Lo mío, ya es pasado.

Espero de corazón que te encuentres mejor...y que esa amiguita se vaya prontito de tu vida cuanto antes!!!
Besos!!

belen dijo...

Angela, esas son amistades peligrosas que no debes dejar entrar en tu casa! Muy bueno el relato!!!
Besos y me alegro que ya estés mejor
bss

magarli dijo...

Que amigas tan traicioneras se apoderan de nuestra voluntad, espero que consigas repudiarla totalmente,ánimo y un abrazo

manu dijo...

Un final feliz!, la lumbalgia se asemejaba a una sombra, a una lucha desigual, casi imposible. Agradable saber que la cuestión ya fue superada.

Me gustó mucho la personalidad que le diste a la enfermedad en el escrito, eso lo hizo atractivo, dándole originalidad.

Te mando un fuerte abrazo, y despacito con la espalda!, no la fuerces de golpe!

tia elsa dijo...

Esas lumbalgias son terribles, que suerte que la has vencido, órdenale que no vuelva. Besos tía Elsa.

Xuaqu dijo...

Enhorabuena por tu relato, ha sido fascinante y nunca se me habría ocurrido hacerlo para describir a esa amiga que también me acompaña a mí con frecuencia. Sé perfectamente como te habrás sentido y ahora que lo has superado a olvidarlo cuanto antes para que la amiga no vuelva en mucho tiempo, pero si lo hace ya sabes los mismos cuidados....y hasta que se vaya de nuevo. Un abrazo y ánimo, a continuar con la vida y disfrutarla sin dolores. Un beso.

Fran dijo...

Menos mal que a esa pesada le diste Airtal y Acabel de comer, si llega a descubrir los postres tan ricos que tú haces ¡No se va en la vida!
Me alegro de que ya estés bien.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Angela:

Con amigas como esa no hacen falta enemigos.

Me alegra que ya estés recuperada y que nuevamente te encuentres entre nosotros.

Gracias por visitarme:

Libertad dijo...

HOla Ángela, este norte nuestro nos trae esas "visitas". Me alegra saber que ya estás bien y me siento feliz de visitar a mis amigas de blog otra vez. Cuídate mucho, vale? que volvió el frío...no habras la puerta a ninguna "amiga" como esa, vale?
FEliz semana amiga. GRacias por estar, permanecemos las amigas, aunque como el guadiana parece que dejamos de fluir, solo nos escondemos un poco.

Con amor.

Libertad dijo...

HOla Ángela, este norte nuestro nos trae esas "visitas". Me alegra saber que ya estás bien y me siento feliz de visitar a mis amigas de blog otra vez. Cuídate mucho, vale? que volvió el frío...no habras la puerta a ninguna "amiga" como esa, vale?
FEliz semana amiga. GRacias por estar, permanecemos las amigas, aunque como el guadiana parece que dejamos de fluir, solo nos escondemos un poco.

Con amor.

Blanca R.C. dijo...

Dios mío, espero que decidiese ir a algún otro lugar muy alejado, por que sin duda es una visita que nadie desea tener. Eso sí aunque ella se creía la más fuerte al final con paciencia has conseguido que se aburra y se marche, menos mal.
Un besico

Tawaki dijo...

Esperemos que no vuelva nunca más!!