domingo, 9 de noviembre de 2008

QUERIDO BOSQUE


Querido bosque:
Hace tiempo escribí una carta al árbol y hoy, por justicia, te toca a ti y, ¿por qué a tí te preguntarás?. Verás; tú, al igual que él, habéis formado parte de mi mundo fantástico cuando era niña. Tú, también me has sido fiel en mis largas tardes de otoño e invierno cuando acostumbraba a leer mis cuentos. Con mi excesiva imaginación, buscaba entre tus árboles grandotes las hadas y los elfos que aparecían en aquellos relatos y que avivaban sin lugar a dudas la imaginación ingenua de una niña de pueblo porque, entonces, querido bosque no había TV.- y, ni falta que me hacía-. Y, te suponía lleno de árboles con grandes brazos que les servían para acariciar el aire limpio que tú les ofrecías. Te imaginaba con un riachuelo donde se acercaba el caballo del príncipe para ahogar su sed en sus aguas cristalinas y así, aquel hombre de linaje puediera seguir su ruta en busca de su princesa amada. Imaginaba tu suelo lleno de hojas secas por donde se escondían los enanitos de Blancanieves. Donde el leñador acudía para buscar la leña y poder calentar su humilde casa. Y todo, gracias a aquella gran colección de Alfombra Mágica editada por Molino y, que nos acercaba al mundo fantástico de los hermanos Grimm.
Poco a poco fui creciendo y, en las clases de ciencias primero y, luego en agraria y geomorfología descubrí que mi imaginación excesiva tenía que dar paso a la realidad y, que tu sotobosque era distinto dependiendo de la altitud y latitud en la que estuvieras ubicado pero, lo que no cambiaba, era la función de la clorofila que las hojas de tus árboles llevan a cabo para sobrevivir, aportando a los humanos oxígeno y, a tu suelo, carbono para elaborar en él la materia orgánica que tú necesitas. Por eso, querido bosque, es muy importante que no te quemen, que no te destruyan con la facilidad con que lo hacen.
Y ahora, cuando ya tengo asimilado que nos haces falta te admiro desde la belleza que nos aportas a lo largo de las estaciones, no importa cual, en todas me pareces digno de ser querido y admirado.
Verás querido bosque, en la primavera, poco a poco haces que ese pequeño mundo que tú cobijas aletargado se despierte lentamente tras el frío excesivo del invierno pero, incluso en él, tus árboles desnudos de color gris violeta me retrotraen a aquellas estupendas tardes cuando alimentaba mi imaginación con la lectura de mis cuentos….
Por el verano; estás espléndido, tu ropaje verde intenso te da la dignidad de ser protagonista gracias a los haces de luz y sombra que nos ofreces cuando te paseamos y, nos reconfortas. Y, ¡ qué voy a decirte cuándo llega el otoño!. Poco a poco vas tapizando sin tú pretenderlo los matices de color en todas sus dimensiones, desde el verde en todas sus variedades pasando al ocre para finalizar con el marrón ¡ Qué espectáculo tan gratificante el que nos ofreces, a quiénes te admiramos!.¿ Qué sosiego y paz nos transmites a quienes te paseamos ¡ y, ¡qué cambios de luz nos ofreces según va avanzando el sol y la luz…!
Por todo ello querido bosque, ¡me duele tanto ver qué te destruyen sin piedad y, lo que es peor sin razón! Y, ¿ sabes por qué?, porque tú formas parte de nuestras vidas y, sólo quiero pensar que cuando lo hacen, no lo hagan desde el desprecio hacia tí ni desde la indefensión que les ofreces porque si es así, ellos son unos cobardes y tú mi héroe. ¡Suerte amigo!

20 comentarios:

tia elsa dijo...

Querida Ángela, que hermoso como describes el bosque y que lindo tu infancia cerca de él, ojalá el hombre tomara conciencia de la importancia de preservar los bosques, las selvas, los pulmones de nuestro tan maltratado planeta Tierra, besos tía Elsa.

Mari Carmen dijo...

Efectivamente, Ángela, cuando destruyen un bosque nos están destruyendo a todos. Y son tan hermosos, provocan tantos sentimientos, nos aportan tanta paz... Adoro a los árboles, los bosques, la vida al aire libre.

Yo también he vivido, de pequeña, codéandome con el campo, con los árboles, y es algo que me ha llenado de satisfacción toda la vida. Y no sabes cuánto lo echo de menos, ahora que mi 'bosque' es sólo ladrillo y cemento. Por eso, en cuanto puedo, me escapo de aquí para disfrutar del verde y del sonido de la naturaleza.

Un abrazo

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Angela...

En un mundo con bosques y praderas
nuestras vidas serán mucho mejor,
entre trinos de alondras pasajeras
y el perfume de alguna bella flor.

Un abrazo.

SANDRA dijo...

HOLA ANGELA:

aca me paso a deajrtes mis saludos
que andes de mil , me gusto mucho tu BLOG asi que te vivistare de seguido, desde la distancia te acompaño
los mejor deseos para vos

Fernando Manero dijo...

El bosque es la vida, el lugar donde todos los seres vivos se entremezclan, conviven, se integran y se ordenan para conseguir un equilibrio que se traduce en la belleza que da la plenitud de la vida. No me extraña que experimentes esas sensaciones, propias de quien es sensible a la naturaleza y a la conservación de sus valores y biodiversidad. El bosque posee también una magia especial, un encanto y un misterio, que nos acerca a él, que nos envuelve y reconforta, aunque muchas veces no sepamos describir esas sensaciones, que has expuesto perfectamente.

Blanca R.C. dijo...

¿sabes una cosa? Los seres humanos tenemos la suerte de tener recuerdos y más aún de tejerlos de ensoñaciones. Por eso es imposible que en los bosques de tu infancia y de la mía no viviesen esos pequeños seres misteriosos, que presentíamos y casi, casi pudimos ver algún día, oíamos el ruido de sus movimientos y de sus pisadas entre las ramas caídas, y no eran los ruidos del bosque vivo, eran los elfos y eran las hadas, y eran todos los seres mágicos que se escapaban de nuestros cuentos que por lo que veo leíamos los mismos.
Por eso estoy segura de que algún niño ahora presiente que están detrás de cualquier rama, de cualquier árbol de ese bosque. Por que yo también fui una niña de pueblo, que vivía mas en el mundo de los sueños por que en ese mundo todo era posible.
Un beso y gracias por devolverme ese recuerdo.

Inés Bohórquez dijo...

Que post tan bello el que has escrito!

Hemos estado tan alejados de la naturaleza que incluso he llegado a pensar que somos desagradecidos con la vida no lo crees?

Un abrazo mi amiga y muchas bendiciones

Sylvia Reguero dijo...

Desde luego es una alegria los prados,los bosques el agua,poder disfrutarlos en cada una de las estaciones,que regalo nos dá la naturaleza....
Que gusto dá leerte Un abrazo fuerte

Cecilia Alameda Sol dijo...

Si todo el mundo amara los bosques, los árboles como tú, no estaríamos ahora lamentando la pérdida de paisajes, de naturaleza. ¿Cuántos bosques mataron para sembrar chalets?
Hubo un tiempo, he leído, que una ardilla podía cruzar la península de punta a punta sin bajarse de las ramas de los árboles. Debía ser maravilloso.

Susana de Argentina dijo...

Angela, que bonito y cuánta verdad, no imagino la mente de esa gente que destruye...no se si lo hace por ignorancia, placer, desidia o falta de respeto...respeto a la naturaleza que Dios nos dió, respeto al prójimo, Angela que hermosos recuerdos, y es verdad somos la generación sin TV!! y que lindo! teníamos los árboles para trepar, si cierro mis ojos...siento en mis manos ese contacto con su corteza, las cazuelas de barro y pasto que cociaba en el fondo de casa cuando jugaba con mis cacharritos! besitos Angela y gracias por compartirlo!!

okaza carlita dijo...

Cuanta razón, al árbol, con todos sus hermanos, formando bosques, ¿porqué hoy día no le damos su valor?
Cuanta, cuanta verdad tan bellamente expresada.
Abrazos mexicanos.

manu dijo...

uno se queda con una buena impresión al terminar de leer lo que escribiste. uno se queda reflexionando, se queda pensando, recoordandado.

uno se queda con esa idea, esa idea que nos deja tu carta, una idea que espero que otros comprendan...y así actuar mejor.

saludos!

María dijo...

Qué maravilla leerte!! Coincido plenamente contigo...los bosques son oxígeno en nuestras vidas...recuerdo cuando en el cole me decían que una ardilla podía recorrerse España de punta a punta sin tocar el suelo. Lástima que eso se ha perdido de forma irreparable!! Un gran abrazo.

TEA CUP CLUB dijo...

Una forma unica de describir el bosque, perfecta. Me encanto lo que he leido. Te dejo mi tacita de te en lo que te sigo leyendo, cuando puedas visita nuestro humilde rinconcito.

Muchos terroncitos de amor y amistad para vos

Veronica Villatoro
Fundadora Internacional
teacupclub@gmail.com

Tawaki dijo...

Mejor nos iría si cuidásemos los bosques. Lástima que prevalezca el beneficio a corto plazo y no se den cuenta de lo importantes que son.

Un abrazo.

josé javier dijo...

Bonita carta a la naturalez, nuestro bien más preciado.
Enhorabuena por saberlo. J.J.

Fran dijo...

Qué necesidad tenemos de naturaleza. Sobre todo los que vivimos en grandes ciudades. Cuando me escapo y piso tierra y respiro aire puro y se me pierde la vista entre lomas, trigales, encinas y pinares hasta el horizonte, pienso que no nos damos cuenta de cuanto nos hace falta.

josé javier dijo...

Gracias por tus palabras en Céfiro del Oeste.
Y no, no he recibido tu e-mail pidiendome el libro. Envíame otro con tu dirección postal.
Los enviaré la semana que entra.
Un saludo. J.J.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Angela...

Muchas gracias por tu voz de aliento.

Pasé a dejarte un saludo y

Un abrazo.

Libertad dijo...

Recién encontrada amiga: deseaba hacerte llegar mi profunda gratitud por las bellas palabras dejadas en mi blog comentando mi última entrada. El temor y el vértigo que sentía al empezar a "publicar" se desvanece al encontrar personas que me ven y les llega lo que deseo transmitir, personas como tú. Me emociona saber que te ha llegado el legado que deseaba dejar a mi niño y el amor que encierran, aun en la tristeza de la temida partida. Y que, al igual que mi amigo, aquel que me animó a compartirla y los demás amigos que han dejado sus palabras, sabes lo acompañados que estamos teniéndonos a nosotros mismos.
Sigo tu blog, encontrado a través de "la pluma de cristal"- sitio mágico. Siento mucha afinidad contigo a través de como escribes. Me encanta como describes la naturaleza(que bello post La plegaria del arbol), los pueblecitos como "Cordes sur ciel" con esas fotografías tan bonitas que animan a conocerlo. Por eso te he puesto entre mis blogs amigos y paso a leerte en cuanto publicas una entrada.
Me he dado cuenta de la importancia de dejar unas palabras(no tantas como ahora) y lo que ayudan y alegran al autor, así que desde ahora me animo también a dejar mi constancia de mi paso por tu "casita" cuando venga.
Feliz semana querida amiga.
Sigue queriéndote mucho( y Felicidades por tus labores artísticas!)