martes, 15 de abril de 2008

¡HOLA!, SOY LA MASCOTA DE ANGELA




Hoy, quiero contaros algo de mí, porque hasta ahora, Angela no lo hizo. No creo que haya sido porque le paso desapercibido…¡No! ni quiero creerlo. Es que no ha tenido tiempo para dedicarme un ratito…Así que lo hago yo por ella.
Me llamo Cottón, porque cuando llegué era como una bolita pequeña y muy peluda y se le ocurrió llamarme así. No llegué a la familia ni con carta de pedigrí, ni como un gato ilustre, ya que nací en un pueblo muy cerca donde ella veranea.
Eramos cinco hermanos y se decidieron por mí, pero no me arrepiento, a sabiendas de que tenía que renunciar a mi libertad callejera y hacerme urbanita.
Poco a poco, fui conquistando posiciones, y me hice el dueño de la casa, y de mi propio destino, porque decidí adoptar a Angela aunque, era ella, la que me reñía cuando afilaba mis uñas marcando mis preferencias por los sofás del salón y alguna que otra alfombra. También busque mis lugares preferidos para dormir, aunque ella hubiese preferido un lugar concreto…
Al principio, no entendía muy bien el mundo de los humanos pero, poco a poco me fui acostumbrando. A las horas de comer yo debía de hacerlo en el suelo en mi cuenco de cristal, y ellos en una mesa cubierta por un mantel. El horario era riguroso incluso para cenar, de esta manera intuí el rigor de la casa… y lo acepté e incluso me hice cómplice de ello.
Decidí levantarme cuando ellos pero, lo que no entendía era porque, los fines de semana se hacían más perezosos…Ahora ya lo sé.
Siempre repito mis manías diarias, acompaño a Angela hasta que logro que me cepille y me dé malta .
Cuando está en casa, siempre suelo acompañarla, y cuando decide escribir, me siento entre el teclado y la pantalla del ordenador y persigo la raya vertical del cursor porque no entiendo muy bien su cometido... Hasta que me canso, y me voy a la ventana del salón a ver si pasan las palomas, y si no aparecen echo mi imaginación a volar con instinto casi depredador y sueño que acechan intrépidos roedores, presas fantasmas en mi corta imaginación…Pero, tampoco llegan.
Al llegar el buen tiempo me pongo un poco nervioso por eso del transportín…Nunca llevé muy bien encerrarme en tan limitado espacio pero soy consciente de que, tengo que ir con ellos porque aquí solo, me aburriría.
En la otra casa, me siento bien, es nuestro cuartel de verano como lo llama Angela- por aquéllo de Cesar en las Galias- . Allí tengo muchas ventanas para poder ver la calle, y la vida es un poco más anárquica o por lo menos a mí me lo parece...
De cuando en cuando, pasa algún congénere y yo, presto, desde la ventana, decido que allí mando yo, y los asusto para que salga de mi territorio.
Allí, también me acompañan por las mañanas temprano y al atardecer, algunos pajarillos con sus trinos, posados sobre el álamo blanco y los escucho atentamente e imagino mil fantasías…
Pero, del verano, lo que peor llevo, es cuando Angela decide marchar unos días de vacaciones, y yo me pongo triste, aunque sé que me quedo con su hijo que me adora. Siempre, cuando vuelve, ella me busca, me llama para hacerme carantoñas…pero no me dejo….Me hago el fuerte, y el distante… hasta que se cansa y me deja… Y luego, yo la busco, y me acerco poquito a poco y remolón, sabedor de que esos días sin ella, no me gustaron nada, porque no sabe que soy posesivo, pero sí sabe que soy individualista, y me acepta como soy, y me comprende y su paciencia conmigo es ilimitada aunque a veces se enfada… Pero es ella, mi dueña, es Angela.
Quiero dedicar esta entrada a todos los que amaís los animales y especialmente a OnlyMary .

16 comentarios:

Marley dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
angela dijo...

La publicidad que aparece en el comentario 1 no goza de mi consentimiento. Angela

Marcelo dijo...

Angela, esta entrada tuya y la última de Mari Carmen le ha gustado muchísimo a mi hija!! Te felicito

memi dijo...

Felicidades, siempre me sorprendes, me ha gustado mucho tu pensamiento felino, no se si todos los gatos piensan igual, o son sus amos jejejej, pero el de mi padre es como el tuyo, y eso que no se conocen.
He cambiado blog, ya se que pasaste no entiendo como fuiste tan rapida, lo acababa de hacer jejej. http://1-yo-me-mi-conmigo.blogspot.com
Pero sigo encantada con tus escritos.
Bss.

Mari Carmen dijo...

Ángela, quitar la publicidad es fácil. Ya te lo digo en mi correo. Yo ya quité el anuncio de mi blog.

Bueno, bueno, bueno. No sabía que tenías un lindo gatito. Y no me extrañe que os adoréis mutuamente. Yo nunca he tenido gatos, pero sí un perrito, y sé lo agradable que es tenerles cerca, darles mimos y que ellos te los den a tí.

Creo que Cotton es muy afortunado. Y tú también, Ángela, por tenerle a él.

Un abrazo y cuídale mucho.

Cecilia Alameda dijo...

Enhorabuena por la compenetración que has conseguido con tu mascota. Por conseguir darle voz a través de tus palabras.

isol dijo...

Que hermosa mascota tiene,mi gata Candy tiene el mismo color son casi iguales,cuanto amor nos dan,yo la quiero y la cuido como a un bebé,me hace renegar muchas veces pero aun asi es más lo bueno que me dá.Me encantó este post Angela,te cuento que estoy mejor,te agradezco tu visita a mi blog

OnlyMary dijo...

Ay Angeeeelaaa...pero qué bonito es Cottón! pero qué entrada más bonita....parece que estoy sintiendo a tu gatito...Y además, como siempre, transmites perfectamente la atmósfera de tu casa, nos llevas de la mano..qué bárbara.
Te advierto, tienes tarea para mucho tiempo...porque como alguna vez te veamos flaquear y quedarte muda, ...en fin, no sigo, que me gusta respetar el tiempo de cada uno.
Un millón de gracias por la dedicatoria...estas cosas llegan muy muy adentro, tú lo sabes...
Un abrazo enorme!


ay. cómo eres...

Javier dijo...

Qué sorpresa, un gato que escribe....
Y lo a gusto que parece estar el condenao, estoy pensando que si me convirtiera en gato dejaría que me adoptaras para estar al lado del ordenador aprendiendo de tus escritos.

Un abrazo

Susana de Argentina dijo...

Angela...me has hecho emocionar...pues que si creo que fue Cotton, el que escribió este post, pues para los que amamos a nuestras mascotas...sabemos que nos hablan!...con sus miradas, sus gestos, y con todo el amor que nos dan...y aunque digan que NO...TIENEN SENTIMIENTOS!!!! hermoso Angela gracias por compartirlo!!!! besitos y te quiero mucho amiga!!!!

Inmaculada (Adi) dijo...

Qué te puedo decir sobre tu gato...yo tengo tres y una perrita, los tres son "arrecogíos" porque tenemos el corazón más blando que unas natillas y si por nosotros fuera, nos traeríamos otros tantos de la calle.
Espero que os hagáis compañía mutuamente durante mucho tiempo. A nosotros que nos gustan los animales apreciamos el privilegio que supone tener su cariño. Los que no lo aprecian, ellos se lo pierden y los que son crueles con los animales, no merecen que ningún ser vivo les quiera, ni animal ni humano.
Inmaculada.

Sylvia Reguero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sylvia Reguero dijo...

Sylvia Reguero dijo...
Cotton te has ganado mi cariño,pero no sigas escribiendo mucho,no sea que le hagas sombra a Angela.
Ya veo que piensas y sientes como mi gatita Cucing, y que sepas que agradecemos mucho vuestro cariño,y que de vez en cuando, nos dediqueis mimitos ,no sois tan independientes como algunos ignorantes creen.Una rascadita para ti y un beso a Angela

Lorda dijo...

Has definido a mí entender, perfectamente a un gato, esa dependencia e independencia a la vez,que tanto me cautiva de ellos, te invito a ver a mis mimados que estan esperando en mi blog.Un abrazo para tí,y un mimo para Cotton. Lorda.

jdiana dijo...

¡delicioso! gracias por esta entrada Angela. Entiendo a Cotto muy bien. En mi casa, los gatos son nuestros niños y cada uno ha adoptado a su mascota.
Un abrazo

Tawaki dijo...

A partir de ahora que escriba el gato, ja,ja.

Un beso.