domingo, 18 de mayo de 2008

PORQUE NOS GUSTA FRANCIA

Como todos los años por estas fechas y con la ilusión que le compete al viajero, organizamos nuestro viaje que, desde hace unos años, nuestra brújula marca dirección Francia.
¿Por qué Francia? porque Francia es vecina, y llegar a ella es fácil por la autovía del Cantábrico. Porque su lengua, nos es familiar. Porque , ama su idiosincrasia, no la vulnera, respeta la naturaleza como algo que le es sagrado e intocable. Se siente orgullosa de su pasado y lo cuida, e incluso lo venera. Respeta su historia porque ella vertebra todo lo que Francia fue, sin humillar a los derrotados ni idolatrar a los vencedores y de ello puedo dar fé por sus innumerables placas honoríficas, donde descansan en armonía los nombres de los vencedores y vencidos muertos en actos de servicio en las diferentes guerras, donde reza “ Aux enfants de la patrie” , ellos saben que los derrotados ya han pagado su culpa, por eso les tienden su mano.
Nos encanta serpentear por carretas comarcales que muchas veces nos deleitan con avenidas espontáneas de frondosos plataneros. Descubrir pequeños pueblos que si bien, no aparecen en los folletos turísticos, guardan el embrujo de estar ubicados en panorámicas muy distintas a las nuestras.
A pesar de que los horarios son muy diferentes a los nuestros, nos gustan sus costumbres culinárias , foie d’oie o canard, le confit de canard, le fromage de Brie ca confiture de cerises noires, por citar las más normales, debo confesar que sus postres son exquisitos, o por lo menos a nosotros nos lo parece.
Nos gusta perdernos por sus bastidas medievales magníficamente conservadas sin perder la personalidad y el encanto que les caracteriza. Sus fachadas, tan humildes como entrañables, nos saludan advirtiéndonos del valor de sus entramados de madera a pesar del tiempo transcurrido, ellas son las protagonistas y nos guían, nosotros los espectadores de su pasado.

Espero, que estas fotos os demuestren el porque, de nuestro empeño en conocer aunque sólo sean unos días estos lugares tan entrañables , tan auténticos y perdernos por ellos en busca de su historia, de sus costumbres, de sus sabores, de su tranquilidad... Lejos de las prisas, del reloj, de los horarios...

Este verano nos toca el sureste . Esperamos que nos guste tanto o más, que lo que ya conocemos que no es poco. Gracias Francia por ser testigo fiel de tu historia.





No recuerdo muy bien si es Labastide d' Armagnac pero creo que sí.

Granade, donde nos encantaría estar más días...



Y que deciros de Terrasson.... Nos encantó . Cuando llegamos había mercado donde vendían de todo. Las fresas eran mucho más pequeñas que las nuestras con un sabor a fresa, fresa y un perfume ¡uuuuhh!. También vendían una especie de bizcocho de naranja y varias especies que estaba buenísimo.
El pueblo era precioso con unos jardines muy bien cuidados.










Unas casas ancladas totalmente en la roca , en la actualidad se dedican a vender refrescos, dudo que vivan en ellas...






Château de la Côte, dedicado al turismo, precioso por dentro pero, el cocinero ... A pesar de todo mereció la pena. Está situado en una páramo y a finales de julio por las noches hacía frío como aquí finales de octubre. Como sabéis, los franceses tienen una red de castillos que han dedicado al turismo, y su precio es parecido a nuestros paradores que por cierto no tienen nada que envidiarles.








Este pequeño pueblo se le considera la Venecia francesa, este día no pudimos hacer más fotos porque la tormenta se nos vino encima ¡lástima!, porque merecía la pena, el pueblo estaba rodeado por un río que utilizaban para pasear a los turistas en una barcaza de madera barnizada.









Borduilles, un precioso pueblecito donde había residencias señoriales renacentistas.
El pueblo estaba cruzado por un río y se pasaba de un lado a otro por medio de un puente de piedra.
Esta foto era de un molino, sus dueños podían bajar al río desde allí, y para llegar al pueblo lo hacían gracias a un puente de madera que sólo ellos podían utilizar. Desde allí, las vistas hacia lo alto del pueblo debían de ser espectaculares.









Jamás he visto en Francia, y en un pueblo tan pequeño tantísima gente , cuando llegamos era imposible caminar, te llevaba la marea de gente... Entrar en la catedral nos costó su tiempo, pero a partir de las doce de la mañana la gente se dispersó para comer y se quedó totalmente vacío.
Aquí. venden un licor de avellana buenísimo.
Es un pueblo medieval con palacetes señoriales de finales del siglo XV y principios del XVI. Ha tenido un importante papel en la Guerra de los Cien Años. Está magníficamente conservado y goza de ser patrimonio nacional. Os aconsejo no llegar a las 11 de la mañana porque es imposible caminar por sus calles .



Sarlat

14 comentarios:

Sylvia Reguero dijo...

Comparto tu gusto por francia ,aunque nosotro la tenemos tan lejos no dejamos de visitarla,siempre que podemos.Espero que este año vuestro viaje tambien resulte un agradable paseo bss

María dijo...

Hola preciosa Angela:

Eres para mí un auténtico cielo, una luz y un impulso, una verdadera estrella en mi vida. Gracias Ángela, yo, te siento muy cerca, y siento tu apoyo.

Con este post me acabas de acabas de tocar el corazón, me ha encantado, porque yo tengo muchísimas ganas de conocer Francia, ya que me han dicho que es preciosa, y ahora, cuando he leído lo que has puesto, no veas la envidia sana que me has dado, porque más ganas me dan ahora de conocerla, y, además, no pienso perder la esperanza de conocerlo algún día. Hoy en día está muy cerca todo, y mucho más Francia nuestro país vecino.

Muchísimas gracias por poner este post de Francia, no veas lo que te lo agradezco, y entre tu visita a mi blog, las palabras de apoyo e impulso que me transmites siempre, y encima este post tan bello de Francia, te puedes imaginar cómo acabo de comenzar mi día.

Te mando un abrazo lleno de calor, de amistad, y de mucho cariño.

Te quiero un montón.

María.

Estrella dijo...

Me encanta Francia y comparto tu gusto por este hermoso país.

A nosotros nos coge lejos pero raro es el año que no nos escapamos a Francia, el año pasado fue a París que mi marido no la conocía y le encantó, el anterior a la Provenza y así intentamos poco a poco conocer nuestro país vecino.

Nos pasa igual con Portugal, siempre hemos echo dos escapadas, una a Francia y otra a Portugal que nos coge más cerquita.

Por cierto tienes un pequeño detalle en mi blog, espero que te guste, abrazos, Estrella.

Cecilia Alameda dijo...

Las fotos invitan a ir a un país que tenemos tan cerca y con el que, quieran algunos o no, tenemos tantas cosas en común.
Por cierto, que la primera foto me recuerda las edificaciones de un pueblecito de Burgos llamado Covarrubias, con las fachadas atravesadas por vigas de madera.
Otro nexo entre ellos y nosotros.

Javier dijo...

Tomo buena nota, del país vecino sólo conozco Paris y un poquito del sur.

Un abrazo

Abuela Ciber dijo...

Viajo contigo.
Mi parte de sangre francesa te lo agradece.
Espero disfrutes al máximo.
Cariños

OnlyMary dijo...

Estupenda tu entrada de hoy.Anímate a hablarnos más de lo que tan bien conoces...auqnue pasemos envidia!( es broma).

Un abrazo fuerte

Marcelo dijo...

Es muy lindo de ver otros lugares de Francia además de París, que es lo que más llega, al menos por estos lados del sur.
Un saludo Angela!

Raquel dijo...

Desconozco demasiado de Francia pero entre éstos viajes tuyos y los de una amiga que cada año hace un viaje por diferentes zonas.... sí, pronto me va a llegar el turno.

okaza carlita dijo...

Que bello post. Gracias por compartir con nosotros no sólo el lugar, sino el gusto que sientes por él.
Acá nos queda tan lejos todo... jajaja Cuando estuve en Argentina, conocí Uruguay y el sitio era más cosmopolita. Pero acá en México, en el centro, alrededor solo hay México. Que va a ser. Disfrutar el lugar donde estamos!
Feliz semana!

Mari Carmen dijo...

Nosotros estamos pendientes de un viaje a la Provenza, donde ya hemos estado en otras ocasiones. El sur de Francia, y toda ella, en verano es fantástica. Me enamoran esos pueblecitos, tanto verde, tantas flores, todo tan bien cuidado... Es algo esplendoroso.
Este verano, si nada se tuerce, iremos al Pirineo y seguramente pasaremos a Francia, desde Puigcerdá, aunque sólo sea por el placer de pisar terreno francés y pasear entre los puestos de frutas al aire libre y por el pueblo, que está en la frontera.

Un abrazo, guapa :)



Un abrazo

Fran dijo...

Hola Ángela, me ha encantado tu blog. La entrada anterior me ha "tocado el corazón". Añado “Desde mi silencio” a mi itinerario bloguero.
Te he pasado un meme en mi blog porque me parecen buenos.
Recógelo si tu quieres. Comprendo que hace poco contestaste uno.

Tawaki dijo...

Me ha encantado tu entrada. En junio me voy a Sarlat y al Perigord Noir. Coincido en tu apreciación sobre Francia, aunque son un poco chauvinistas. Por lo demás, donde fui con respeto, encontré respeto. Preciosas las fotos.

Nos contaremos mutuamente cómo nos fue.

Que lo paséis estupendamente y un beso.

Cecilia Alameda dijo...

No dejes de pasarte por París. Su fama está justificada.