lunes, 2 de junio de 2008

CELEBRADOR ME HA PROPUESTO


Celebrador, me ha propuesto un desafío en Perspectivas diferentes a la mía pero, como ya he contestado en otro diferente y, como me cuesta muchísimo nominar a otros bloggers sólo voy a contestarle a lo que me encanta hacer por el verano que ya está muy cerca.
-Me gusta pasar los meses de julio y agosto en mi pueblo, en la casa de mis abuelos que con grandes sacrificios nos costó reconstruir allá por 1985 .

- Me encanta ponerme a leer debajo de mi álamo blanco cuando hace buen tiempo y, si hace malo me quedo en el salón escuchando a la vez el tic tac de los viejos relojes de pared. Allí me siento feliz sin importarme que pasen las horas…

-Me gusta reunirme con mis amigos, las tardes largas del verano sin prisa, y si la reunión es en mi casa, me agrada obsequiarles con algo dulce que a mí me encanta hacer, porque ellos son muy agradecidos y nunca dejan nada.

-Me gusta pasear por la ruta costera al atardecer o al amanecer y dejar que mi retina guarde esas maravillosas imágenes para reconfortarme en ellas a lo largo del invierno con la esperanza de que llegue otro nuevo….

-Me encanta viajar unos días a lo desconocido de otros lugares diferentes a los míos, de culturas distintas, no me importa el lugar… pero siempre huyo de las ciudades porque para eso está el invierno.

Espero que a todos vosotros el verano os fortalezca el espíritu como a mí, y encontréis el lugar perfecto para descansar y hacer lo que más os gratifique en compañía de vuestros seres queridos porque de alguna manera todos nos lo hemos merecido.

10 comentarios:

Javier dijo...

Coincido con muchas de tus aficiones, también disfruto paseando allá donde esté, me canso con la bici, leo, a veces también viajo, ..., como afortunadamente tengo unas vacaciones largas tengo tiempo para todo, a veces hasta para aburrirme.

Un abrazo

Marcelo dijo...

Que bueno que ya está el verano tocándoles la puerta! Aquí, hace mucho frio...
Un saludo Angela!

Inés Bohórquez dijo...

HErmoso post!
Es cierto ya hay que comenzar a buscar un sitio donde vacacionar en verano. Me encantan las playasy el sol que me caliente así como las largas caminatas a la orilla viendo el romper de las olas.
Si pudiera ir a un lugar como el que esta en tu fotografía sería realmente ensoñador...

un gusto de visitarte y te dejo mis bendiciones

Cecilia Alameda dijo...

Tiene muchos encantos el verano, sobre todo cuando encuentras un lugar tranquilo y hermoso donde pasar las tardes soleadas y cumplir tus aficiones.

Abuela Ciber dijo...

Deseando realices todas tus preciosas afecciones.
Te dejo mi afecto.
En mi blog encontrarás algo para ti.
Cariños

Mari Carmen dijo...

Para mi el verano es época de renovación: nací en agosto :)
Y este agosto recorreré el Pirineo (espero que nada se tuerza) desde Roncesvalles hasta Puigcerdá. Pasaré a Francia también.

Pero antes, este mes iré a Úbeda y Baeza, y el fin de semana siguiente le toca a Granada y la Alhambra, de día y de noche.

En julio... aún no sé :)

Un abrazo,

María dijo...

¡¡¡Qué bonito Angela!!!! me gusta mucho las cosas que haces en el verano, es un placer que hayas compartido con todos nosotros las cosas que te gusta hacer, me parecen todas una verdadera maravilla, de verdad..., incluso en algunas coincido contigo. De todas formas poquito queda ya para poder disfrutar de ellas.

Como has podido comprobar yo también puse un post de lo que me hace volar, y sólo con pensar en el mar ya estoy volando jajaja.

Te deseo una feliz semana y te mando un abrazo enorme.

okaza carlita dijo...

Acá el verano es lluvia. Agua tras agua tras agua. Huracán viene, huracán va...
Justo donde yo vivo no nos pega tan fuerte, pero el año pasado, mi actividad favorita del verano fue sentarme en el pasillo, al borde del patio a ver la lluvia con mi hijo mayor (3 años y medio hoy día)...este año, con el bebé...no sé que será!
besos y suerte veraniega

celebrador dijo...

¿A que es un aprieto?

brujaroja dijo...

Qué promesa de verano en esa foto que incluyes, y que si es la de la casa donde pasas parte del verano, no me extraña que te apetezca...
La serenidad de las horas interminables de la tarde... Qué ganas, por dios... :)